Canal RSS

Una noche de tres meses

Publicado en

La Tierra, en su viaje por el universo realiza dos movimientos, el de rotación, girando sobre si misma en torno a su propio eje, que da lugar a los días y a las noches y el de traslación, girando alrededor del Sol, originando las estaciones del año.

En el dibujo podemos observar que al hemisferio norte llegan una mayor cantidad de rayos solares que al sur debido a la inclinación del eje de la tierra, por lo tanto el número de horas de luz es mayor y la temperatura aumenta, por tanto será verano en el hemisferio norte e invierno en el sur.

También podemos observar un curioso fenómeno en los polos (representados por  los dos puntos negros), en el hemisferio norte el correspondiente polo está permanentemente expuesto a la luz, por lo que será de día las 24 horas del día, durante un periodo de unos 3 meses por lo tanto,  en las proximidades del círculo polar se produce un curioso fenómeno, el Sol de media noche, ya que en ningún momento del día el Sol se oculta por debajo del horizonte. Esto ocurre en el mes de junio en el hemisferio norte y es un espectáculo que atrae a numerosos turistas. Luego, los días van acortándose progresivamente.

Por el contrario en el hemisferio sur el polo está permanentemente fuera del alcance de los rayos del sol, por lo que es de noche las 24 horas. Por lo tanto hay una noche de 3 meses.

Todas estas situaciones se invierten cada 6 meses, tras los cuales el hemisferio sur recibirá una mayor cantidad de radiación  y por lo tanto será verano y en el hemisferio norte invierno. Entonces la noche será continua en el polo norte y siempre será de día en el polo sur.

¿Fría o Caliente?

Publicado en

El cuerpo humano es un sitema complejo y misterioso que no nos deja de sorprender ¿por qué una misma sensación puede producir un efecto muy distinto en cada persona? Por ejemplo a algunas personas les encanta el olor a gasolina y otras lo odian. Pero más extraño aun es que una misma cosa tenga dos efectos distintos es la misma persona. ¿Quieres comprobarlo?

Solo tienes que realizar este sencillo experimento:

Coge tres recipientes lo bastante grandes para que te quepa la mano, por ejemplo cazos.

En un recipiente pon agua templada o a temperatura ambiente, en otro pon agua fría de la nevera con hielo y en el tercero agua caliente, no tiene que estar hirviendo, solo caliente del grifo, para no quemarse.

Prepara 3 recipientes con agua a distinta temperatura

Introduce una mano en el agua fría y déjala un ratito, luego sácala e introdúcela en el recipiente con agua templada ¿que notas? Calentita ¿verdad? Ya puedes sacar la mano y secártela.

Ahora mete la otra mano en el agua caliente y déjala un rato, luego sácala e introdúcela en el agua templada ¿que notas ahora? Parece contradictorio ¿no?

Lo que sucede es que el cuerpo humano detecta los cambios en el ambiente y se acostumbra a ellos. Cuando metes la mano en el agua fría los receptores de la piel “se acostumbran” a esa temperatura y por eso cuando la metes en el agua templada se nota caliente, porque la temperatura del agua es mayor y la piel detecta ese aumento de la temperatura. Lo contrario sucede cuando primero metemos la mano en el agua caliente.

Esto sucede con muchos estímulos externos, por ejemplo, cuando llegas a un sitio que huele a algo, como pescado frito, al principio se nota mucho el olor, pero al rato ya parece que no huele a nada. En realidad el olor no a desaparecido, pero el organismo “se acostumbra” y es como si dejara de percibirlo. Esto es como un mecanismo de alerta, el cuerpo debe estar alerta a los cambios del entorno, por si suponen algún peligro, pero un vez que pasa un rato y nos damos cuenta de que no hay ninguna amenaza, nuestros sentidos pueden concentrarse en cosas más importantes.

El número Pi

Publicado en

El número Pi ha fascinado a la humanidad desde hace miles de años.

Es un número extraño, pues tiene infinitos decimales, pero no es periódico, es decir, que sus decimales no se repiten siguiendo un mismo orden, sino que van apareciendo aleatoriamente. Estos números se llaman números irracionales. En la actualidad se conocen millones de cifras decimales del número Pi, calculadas gracias a potentes ordenadores.

Aquí tenemos una aproximación del número Pi con 8 decimales

 П = 3,14159265……

Pero ¿de dónde sale Pi? Pues este curioso número es la relación existente entre el diámetro y la longitud de una circunferencia. Es decir que si dividimos la longitud de una circunferencia (lo que mide por fuera) y su diámetro obtenemos el número Pi.

Si quieres puedes comprobarlo con unas sencilla experiencia, para ello solo necesitas unos botes, tapaderas  u otros objetos redondo más o menos grandes y un metro de costura, tiene que ser de costura porque son muy flexibles.

Sigue los siguientes pasos, siendo lo más cuidadoso posible en las medidas:

Mide la longitud del objeto y apunta el resultado.

Mide el diámetro del objeto (el diámetro es la línea que atraviesa el centro del circulo) y apunta el resultado.

Si tienes varios objetos mídelos todos.

Ahora divide la longitud de la circunferencia entre el diámetro y verás que obtienes un número muy parecido a Pi. El número solo es parecido porque se cometen pequeños errores al medir y la precisión de un metro de costura no es muy buena.

Yo he realizado las medidas de dos objetos, un bote y una tapa y he obtenido los siguientes resultados:

Bote:

  •  Longitud: 31,8 cm.
  • Diámetro: 10 cm.
  • Pi = 31,8/10 = 3,18

Tapa:

  •  Longitud: 53,4 cm.
  • Diámetro: 16,8 cm
  • Pi = 53,4/16,8 = 3,17857……

 Como puedes ver los resultados se aproximan bastante a Pi.

Experimento: La densidad

Publicado en

La mayoría de nosotros hemos oido alguna vez la palabra “densidad” o “denso”. Pero ¿qué es realmente la densidad? La densidad es la cantidad de masa que tiene un cuerpo por unidad de volumen. Para calcularla se utiliaza la fórmula:

Es decir, que la desidad se calcula dividiendo la masa del cuerpo entre el volumen.

Esto así puesto suena un poco raro, así que para entenderlo mejor vamos a realizar un sencillo experimento casero. Para poder realizarlo es necesario hacer primero el experimento del Principio de Arquímedes.

Necesitamos:

  • Una bascula de cocina digital (cuanto más precisa mejor, la mia tiene precisión de 1 gramo).
  • Los mismos objetos que hayamos usado para el experimento de  Arquímedes (en mi caso un oso de plástico, una piedra y una nuez).
  • Algo para apuntar.

Pesamos cada uno de los objetos y apuntamos los datos en una hoja. En mi caso los resultas obtenidos han sido:

  • Osito: 46 gramos
  • Piedra: 28 gramos
  • Nuez: 10 gramos

El osito pesa 46 g.

Calculamos la densidad de cada objeto. Para ello usamos la fórmula escrita arriba y los datos del volumen que habíamos calculado en el otro experimento.

  • Osito: d= 46 g /34 cm3 = 1,35 g/cm3
  • Piedra: d= 28 g/ 10 cm3 = 2,8 g/cm3
  • Nuez: d= 10 g/ 11,5 cm3 = 0,87 g/cm3

Esto quiere decir que en el oso cada cm3 del material tiene una masa de 1, 35 g, en la piedra 2,8 g y en la nuez =, 87 g. Por lo tanto la piedra es la que tiene mayor densidad, porque para una misma unidad de volumen es la que más masa tiene. Por el contrario la nuez es la que tiene una menor densidad.

Ahora podemos volver a introducir los objetos en agua.

Si introducimos en el agua, cuya densidad es 1 g/cm3, un objeto que tenga mayor densidad el objeto se hundirá, por ejemplo la piedra, pero si el objeto es menos denso flotará, por ejemplo la nuez. Esto sucede con cualquier líquido, las cosas más densas se hunden y las menos densas flotan.

 es menos densa que el agua

La piedra se hunde porque es más densa que el agua y la nuez flota porque es menos densa que el agua


Experimento: El Principio de Arquímedes

Publicado en

El Principio de Arquímedes fue uno de los primeros principios de la física, dice que “todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja”.

Esto así puesto puede resultar un poco raro, pero en la practica tiene varias consecuencias, una de ellas es que si sumergimos un cuerpo dentro de un líquido, el cuerpo desplazará un volumen de agua igual a su propio volumen. Por eso cuando nos metemos en la bañera el agua sube hacia arriba y si la bañera estuviese muy llena el agua se saldría.

Así pues podemos calcular el volumen de un objeto sumergiéndolo en un líquido, lo más práctico es el agua.

Pero antes de comenzar con el  experimento, aclarar que es el volumen. El volumen es el espacio que ocupa un cuerpo, se puede medir de muchas maneras, como en litros, metros cúbicos…Nosotros vamos a usar los centímetros cúbicos. Un centímetro cúbico es el espacio que ocupa un cubito de un centímetro de lado.

Para realizar el experimento necesitas:

  • Un vaso
  • Un recipiente más grande que el vaso (yo uso una caja de Ferrero Rocher)
  • Una jeringuilla (sin aguja claro)
  • Objetos variados (yo uso una piedra, una nuez y un oso de plástico)
  • Una jarra con agua

Introduce el vaso dentro del otro recipiente y llena el vaso con agua hasta el borde, pero con cuidado de que el agua no se salga.

Coge un objeto y sumérgelo con cuidado dentro del agua. Observa que el agua se sale del vaso, esto se debe a que el objeto (en este caso un oso de plástico) desplaza el líquido, porque los dos no pueden ocupar el mismo espacio a la vez. Si el objeto flota empújalo con mucho cuidado sin meter el dedo en el agua.

En la imagen puede verse que parte del agua se sale del vaso y queda recogida en el recipiente inferior.

Retiramos el vaso con mucho cuidado para que no se caiga más agua y con ayuda de la jeringuilla recogemos y medimos el agua que a quedado dentro del recipiente. El volumen de agua que recogemos es el mismo que el volumen del osito.

Es probable que tengas que llenar la jeringuilla varias veces.

Anota el volumen que has obtenido para cada objeto y si quieres que sea más preciso repítelo dos o tres veces con cada uno y calcula la media (yo he realizado dos mediciones del oso y la piedra y tres de la nuez). En mi caso he obtenido los siguientes resultados:

  • Osito: 33 y 35. La media es 34 centímetros cúbicos, esto quiere decir que el osito ocupa como 34 cubitos de un centímetro de lado.
  • Piedra: las dos mediciones han dado 1o centímetros cúbicos.
  • Nuez: 13; 10 y 11,5. La media es 11,5 centímetros cúbicos.

Guarda la hoja donde lo apuntes, porque los datos nos serán útiles para un próximo experimento.

Si quieres saber más sobre Arquímedes y su Principio visita la sección Científicos.



Records Animales: Tamaño

Publicado en

Algunos animales son sorprendentes, poseen características o habilidades díficiles de imaginar. Así que dedicaremos algunos post a los records animales y sus principales características, incluyendo su nombre científico.

Hoy empezaremos con el tamaño. Lee el resto de esta entrada

Crecimiento de una planta 1

Publicado en

Con este sencillo experimento casero vamos a observar el crecimiento de una planta y aprender sus principales partes. Muchos de vosotros ya habreis realizado esta experiencia de pequeños, pero siempre resulta agradable ver el crecimiento de una planta, además es muy interesante realizarla  con los niños.

Necesitas: Lee el resto de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.